martes, 30 de diciembre de 2014

Los cierres

Mañana se termina un año. Aunque sea un constructo el calendario, nos suele generar una serie de emociones, sensaciones, pensamientos, reflexiones,... para el resto de animales no supondrá ningún cambio esencial, salvo el que conlleva cada día, cada tarde, cada noche. Para ti, ¿qué supone este cambio de año? 

¿Haces balances? ¿Te planteas nuevos propósitos? ¿Elaboras una lista de deseos, sueños, cambios...? 

Termina un año lleno de experiencias, enriquecedoras, retadoras, olvidadas, recordables,...termina un año lleno de relaciones amables, indiferentes, cercanas, lejanas, de encuentros y desencuentros, de reencuentros y ausencias. Termina un año de más trabajo, de menos trabajo, de experiencias que nos han generado frustración y regocijo, de aprendizajes, de rutinas y novedades. Termina un año de cambios, de retos, de 365 días distintos y únicos, los hayamos aprovechado más o menos. 

Toca cambiar los calendarios, las agendas, cerrar libros "viejos" para abrir libros "nuevos" aún por escribir. 

Y la vida es esto, cambio, constancia, permanencia y fugacidad. Es todo lo que hacemos y lo que no hacemos, es aquello que decidimos que sea. Así que te pregunto de nuevo ¿qué supondrá para ti el nuevo año? ¿quieres dotarlo de lo mismo que este año que termina o quieres que sea diferente? 

Te invito a que reflexiones y a que inventes un nuevo inicio, un nuevo año de verdad, desde tu propia manera de vivirlo. Disfruta lo que te queda de libro, agenda, calendario y renace cuando abras los nuevos. 

Feliz año. Feliz vida. Felices 365 días. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario