miércoles, 27 de mayo de 2015

Desarrollando habilidades para la resolución de problemas

En el mundo de la empresa, se aplica con frecuencia la estrategia de problem solving o de resolución de problemas, bien desde la consultoría estratégica,la ingeniería de procesos, el coaching o desde la propia dirección de la empresa. 

¿De dónde vienen estas estrategias? 

Parten de un principio básico que compartimos no solo los seres humanos y si tienes dudas, te invito a ver el vídeo al final de esta entrada. 

Lo que le falta al perro del vídeo, es comprobar la solución, es decir aplicarla a otros contextos y revisar si esa es la mejor de las soluciones posibles. Lo que nos falta es saber si se ha generado un aprendizaje del proceso que ha vivido. 

Trasládalo ahora a tu infancia, a ese momento en el que aún no sabes atarte los lazos de los zapatos o incluso abrocharte los botones de una chaqueta o camisa. ¿Recuerdas la sensación cuando lo pudiste hacer por primera vez? Es la famosa sensación ¡eureka! ¿no te parece? 

Ahora mira lo que haces con los niños y niñas pequeñas de tu entorno ¿les permites desarrollar sus propias habilidades para la resolución de problemas? ¿les facilitas el aprendizaje? Si siempre les atamos los cordones de los zapatos y les vestimos "correctamente" ¿que posibilidades tienen de desarrollar estas habilidades? ¿por qué deben perderse de esa maravillosa sensación de la que tanto hemos disfrutado cuando nos tocó aprender? 

Si queremos unos futuros profesionales hábiles en la resolución de problemas, dejemos que los niños y niñas se vistan y se abotonen como puedan las camisas o chaquetas. Dejemos que se peinen como puedan, que elijan la ropa que quieran ponerse aunque "no pegue". Puedes enseñarles a aprender en lugar de hacer las cosas del "modo correcto" por ellos/ellas. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario