domingo, 24 de enero de 2016

El duelo: conexión con tu vida

Hace cuatro días que perdí a mi padre. Hoy, además, hace dos años y medio perdí a mi compañero de vida durante más de 10 años. 

Después de esta introducción, imagino que quizás sabes de qué quiero hablarte, o quizás no....

Hay quién dice que "la vida es un suspiro" por referirse a esta cuestión temporal, in-eterna, momentánea, que supone estar presentes, estar vivos...y es cierto. Sea por una enfermedad auto-inmune y degenerativa a los 76 años o sea por un accidente ferroviario, mientras dormías, completamente ajeno a tu intervención a los 48 años, sea como sea, en el momento en que nacemos seres vivos, sabemos (o no) que vamos a morir. La transición de la vida a la muerte puede ser importante. Aunque ahora mismo estoy en el papel del que queda, de quien vive el duelo, la soledad, la ausencia, la tristeza, el DOLOR....

Viene ahora a mi mente la introducción de un libro de uno de nuestros mentores, quién también ha fallecido hace tres años y medio, Stephen Richards Covey. En un elocuente cuestionamiento, nos plantea que cerremos los ojos un momento y que pensemos que estamos en nuestro lecho de muerte. Imagina que tienes la oportunidad de que alguien te pregunte, ¿dónde querrías haber pasado más tiempo? ¿Qué te gustaría haber hecho por más tiempo? Él afirma que NADIE diría "en el trabajo". Y ahora mismo, viendo la vida de mi padre, un científico, investigador, inventor, creador, no estoy segura de que tuviese razón. 

Lo digo por las pasiones de cada persona y también pienso en Santy, mi pareja. Cuando disfrutas tanto de tu trabajo; tu trabajo forma parte de ti y de quién eres. Es verdad que pasar y dedicar tiempo a tu familia y amigos, a las conversaciones necesarias y oportunas, a expresar tus sentimientos y emociones (fáciles o difíciles), a tantas vivencias importantes; resulta necesario. 

Por eso, ahora mismo, lo único que puedo preguntarte es lo mismo que nuestro mentor preguntó: ¿Qué querrías que dijesen en tu funeral? Piensa en ello por unos minutos o tanto como necesites y dedícate un tiempo para reflexionar y decidir a partir de ahora cómo quieres vivir. ¿En qué ámbito de tu vida te hubiese gustado, puestos en el momento de tu funeral, que te recordasen más y de qué manera? 

No podemos hacer nada por vencer a la muerte, que forma irremediablemente parte de la vida, lo que si podemos hacer es convertir nuestras vidas en parte de nuestro legado. Mi padre, José Antonio Holguín, y mi pareja, Santy Barral, lo hicieron. ¿Qué quieres hacer tú con tu vida a partir de ahora? ¿Cómo quieres que te recuerden? 

10 comentarios:

  1. Vivir cada momento con intensidad, valor, emoción, compromiso y presencia.
    Gracias por esta entrada Bea, un besazo enorme y un gran apapacho (amamacho) con el que conectar nuestros corazones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Esperanza, eso es cierto, vivir el momento presente con intensidad en conexión con nuestras pasiones, sean en el ámbito que sean, puede ser una buena pista para decidir cómo vivir y por lo tanto para saber cómo seremos recordados cuando partamos. Un abrazo gigante!

      Eliminar
  2. Querida Beatriz; nuestro paso por la vida es agridulce y lo unico que podemos hacer es tratar de hacerlo un poco mas dulce a quienes nos toco acompanar en este viaje. Santy y tu papa trajeron alegria a tu vida y no queda otra que seguir su ejemplo. Al menos es lo unico que yo he aprendido en esta vida, el dar un poco de alegria a quienes me rodean me da la energia para seguir luchando. Un abrazo, tu tio Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias tío, creo que si, que la vitalidad y el entusiasmo de las personas de las que te rodeas, contagian lo mismo. Cuando se pierde a alguien a quien quieres toca estar triste, vivir el dolor, mejor en este momento que postergarlo, pues es ahora cuando el corazón y el cuerpo (y la mente también) deben procesarlo. Más adelante los recuerdos de los momentos compartidos hacen más pequeña la soledad que se queda con la partida. Un abrazo

      Eliminar
  3. Bea, muy cierto lo que escribes. Hay que pensar en la mañana ¿Si hoy fuera mi último día? Y demostrar a los que quieres que son importantes para ti, ser generosa y altruista. Eso a mi me da una satisfacción enorme.
    Hay que pensar que quienes se han ido no querrán que nota quedemos tristes por su partida. Hay que apreciar los detalles que hacen la vida preciosa, desde la simpleza de un amanecer y una vista bonita hasta la conciencia de tener salud y agradecer lo que se tiene. No cegarnos por lo que no tenemos o creemos que nos merecemos. Un abrazo de Maritere, nos vemos pronto para el abrazo físico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus comentarios Maritere, me parece importante que las acciones estén conectadas con los valores y principios que quieres que rijan en tu vida, así el legado es algo posible y presente en cada acción que llevas a cabo.
      En términos generales estoy de acuerdo contigo, agradecer lo que tienes es más útil y positivo que centrar la atención en lo que falta. Sin embargo, en un duelo, toca pasar por la etapa de dolor y pérdida cuando ésta se produce. Gestionar el duelo solo desde la razón y a posteriori puede conllevar consecuencias perjudiciales. Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Como te comprendro mi querida amiga, estoy pasando por lo mismo y haciendo mil preguntas sin respuestas, las mismas desde que el ser humano tiene la capacidad de preguntar hacia donde vamos. Pero aquí no nos sirven estas cuestiones metafísicas, quien somos, hacia donde vamos, etc..pues lo que nos unía en vida nos cuesta cortar, el cordón es más fuerte, va más allá de lo material, es alma, es mente o como se llame. Como dice el escritor y maestro espiritual alemán Echart Tolle: " Sé que la muerte no es el opuesto de vida sino el opuesto del nacer". Un besote. Andrés

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Andrés, supongo que el cordón afectivo no se corta nunca, aunque una pérdida nos impida seguir alimentándolo para que siga creciendo de manera bilateral. Lo que si podemos hacer es mantener esa unión con la fuerza del amor compartido, de las experiencias vividas con esa persona transformadas en recuerdos. Las preguntas son una fase necesaria que irán cesando en su insistencia poco a poco, dejando que aparezca la tristeza profunda que nos indica que estamos avanzando por el buen camino hacia la aceptación. Mucho ánimo y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. Pues yo entiendo que habrá cosas buenas y malas en mi vida y que haré cosas bien y cosas mal así que me conformo con vivir con honestidad y que al menos la gente me recuerde sin sentirse engañada...
    Me acuerdo de José Antonio, de Santy, de mi hermano manu y de mi madre, y pienso que todos ellos vivieron de ese modo...
    Gracias por el post bea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María, en nuestras vidas hemos sufrido grandes pérdidas en poco tiempo, algunas que no tocaban aún y que sin embargo nos han sacudido la vida de múltiples formas. Lo que es bien cierto es que estas personas que partieron y nos dejaron, también han dejado un gran legado, sus vidas y lo compartido. Eso nos queda para siempre y nos enseña que construir un legado propio se hace cada día, con honestidad y humanidad. Eres una gran persona para tener al lado, yo me siento muy afortunada de habernos cruzado en este camino contigo y de seguir andando juntas. Un abrazo muy fuerte.

      Eliminar