miércoles, 24 de febrero de 2016

Emociones en forma de notas

Cuando escuchas una canción o una pieza de música ¿qué sucede en tu cuerpo? ¿y en tu cabeza? 

La música nos conecta con recuerdos, con emociones en modo de recuerdos, futuros posibles, deseos, ensoñaciones, etc. Al fin y al cabo, la música ejerce una fuerza emocional que influye en nuestro estado de ánimo, en nuestro comportamiento, en la actividad de nuestra mente e incluso en nuestras motivaciones. 

Si bien la mayoría de las personas no somos ejecutoras o compositoras, si que la mayoría podemos dejarnos influir por ella. 

La puerta de entrada de nuestro sistema nervioso para las emociones, el diencéfalo, recibe la estimulación directa de las notas musicales y las conecta con nuestro cortex, generando todo tipo de respuestas relacionadas con las emociones, incluida la memoria conectada con recuerdos emotivos, de manera directa y rápida. 

También es verdad que por este mismo motivo, en ocasiones nos encontramos en estados de tristeza tan profunda que rechazamos cualquier contagio emocional a través de la música, pues nos inunda de una mayor sensación de tristeza (ausencia, pérdida, dolor,...). O puede ser que nuestro estado de enfado o miedo sean tan potentes que bloqueen cualquier recepción de esta zona de nuestro sistema nervioso, focalizando toda la atención a aquellos estímulos que mantienen o nos informan sobre la situación que está generando tales estados afectivos. 

Si no es el caso, te invito a escuchar una voz que descubrí esta tarde y que me conecta con sueños, envolvencia, caricias, encuentros y mucha paz. Y a ti ¿qué te sugiere esta cantante? 




No hay comentarios:

Publicar un comentario